domingo, 22 de enero de 2017

Tener sexo en la primera cita


Para unos tener sexo en la primera cita es lo habitual, de hecho cada vez son más las mujeres que practican este tipo de encuentros "aquí te pillo, aquí te follo", hace unos años eso casi era impensable y se atribuía este comportamiento a chicas demasiado ligeras, pero hoy en día es algo completamente normal y en este sentido por suerte se ha normalizado esa actitud entre hombre y mujeres.

Tampoco estamos hablando de montar el primer día ninguna escena de esas películas porno que tanto te gustan, tan solo hablamos de dos personas que hacen el amor porque se han conocido y se gustan, pero nada más.

El dilema viene cuando esto se convierte en rutina y te da igual que sean rubias, morenas, gordas, flacas, chinas o Rusas, la cuestión es echar un polvo de rigor y ahí se termina el asunto. ¿Es esto lo que realmente quieres o buscas formalizar una relación tanto sentimental como sexual?, la respuesta solo la tienes tu, pero tampoco es conveniente tener sexo en la primera cita con una persona porque digamos que se le pierde el encanto al asunto y al final solo puedes acabar de una forma: desencantado...

Estamos tan acostumbrados al hecho de que hay que tener sexo que se nos olvida simplemente intentar conocer a la otra persona, nos hemos insensibilizado en muchos aspectos y saber cómo es la gente te va a permitir descubrir cosas nuevas y con ello evolucionar, además de encontrar a esa persona que te haga "tilín" y con la que quieras compartir tu vida.

Tenéis que empezar a separar el placer del resto de las cosas y si quieres quedar con alguien para echar un polvo pues perfecto, ahora, si realmente te interesa esa persona olvídate de tirártela de buenas a primeras porque es muy pero que muy probable que lo vuestro nunca llegue a buen término. A lo mejor surge entre vosotros una química alucinante, pero no es lo normal.

También es cierto que la teoría es muy bonita y luego en la práctica cuando ves a una chica que te encanta, tiene buenas tetas, un buen culo, huele de maravilla y es inteligente, te resulta imposible no acabar en la cama con ella. Pero pensar que ésto es como el que deja de fumar, hace falta mucha voluntad para resistirse a encender un cigarrillo, pero a la larga siempre será positivo, ¿entendéis?...


No hay comentarios:

Publicar un comentario